Por la senda de la vida

Antes de nada: Cuando se inicia una andadura, bueno es el recordar ese camino y las sendas que de el se bifurcan. Difícil es, recorrerlas todas. pero por intentarlo que no quede. Espero y deseo  que esta publicación, pueda servir de ayuda a posteriores “caminantes”, como también sirvió a los anteriores que antes que yo han surcado estos “caminos y sendas” que de ellos se desprenden.